REGIA & VICTORIA
es una marca de moda en la que se entrelazan técnicas artesanales colombianas, narradas desde una perspectiva contemporánea y con la frescura del diseño actual. Artesanos herederos de estos saberes hacen nuestras prendas a mano dejando en ellas la impronta de nuestra cultura, de esa estética informada por una explosión de colores y la infinidad de tejidos que nacieron hace siglos en los valles y desiertos, en las montañas, riberas y selvas que hoy conforman nuestro país.

Nuestras piezas, creadas para exaltar un atuendo de la vida cotidiana en la ciudad o completar el de un día de verano, son el resultado de un proceso de producción cuidadoso y sostenible que tiene lugar en Colombia. Con cada fibra, cada tejido y cada detalle aportamos a la construcción de este proyecto de moda y a la preservación y difusión de saberes ancestrales construyendo el futuro de nuestras raíces.

SOBRE LA CREADORA

Carolina Melo

Nacida en los Llanos Orientales de Colombia, donde vivió su infancia en un entorno campesino y su padre le transmitió el amor por la tierra y el valor de la cultura. Recorriendo el territorio por entre fincas, conoció desde muy pequeña las diferencias sociales de su país. Se estableció así como un ser adaptable, determinando su futuro como puente de unión entre la tradición y los lenguajes contemporáneos.

Ahora, casi 10 años después de iniciar su recorrido diseñando y produciendo a partir de técnicas tradicionales, de la mano de múltiples comunidades de diferentes latitudes en Colombia para exportar a las principales tiendas de moda a nivel internacional, decide crear R&V, su propia compañía que es a la vez una oportunidad para contribuir a la construcción de un país más incluyente y orgulloso de sus raíces.
LA HISTORIA DETRÁS DE NUESTROS PRODUCTOS
IRACA
TEJIDO EN PALMA DE IRACA
EL TALLER DE MARÍA
Sandoná, Nariño – Colombia

María creció viendo a las mujeres de su estirpe haciendo artesanías nariñenses en el taller de la familia y, a los 14 años decidió unirse con amigas de la escuela para vender productos tejidos con esta técnica. Pronto se dio cuenta de que la gran parte de las ganancias se quedaban con los intermediarios y aplicó a programas del estado que le permitieron a ella y sus amigas formarse en la parte administrativa y saltarse los intermediarios. Ahora María lidera a tejedoras de 45 familias a las que capacita constantemente en grupos especializados formados según las habilidades de cada una.

En el taller se reúnen las tejedoras a compartir conocimientos y coordinar la parte práctica de la producción y a seguir experimentando para innovar con productos que respeten el sentido y la técnica tradicional pero que le permitan abrirse cada vez más a nuevos mercados.

Los tejidos se hacen con iraca cultivada a cuatro horas se Sandoná que llega seca y lista para ser teñida. Una vez ha sido cosechada por primera vez, esta paja puede ser recolectada cada ocho días.
MOLA
TEXTIL TELA SOBRE TELA
MUJERES GUNADULE
Comunidad indígena de Caimán Nuevo, Antioquia – Colombia


Desde tiempos anteriores a la conquista europea, las mujeres gunadule han usado tintes naturales para dibujar en su cuerpo figuras geométricas, abstractas o figurativas que según la creencia las protegen de espíritus malignos, rayos solares y picaduras de insectos. La colonización y las aculturaciones que ésta trajo consigo le dieron a los gunadule acceso a materiales con los que hoy en día se cosen las molas y poco a poco la representación de las figuras se trasladó del cuerpo a las telas e hilos del atuendo femenino. La gran mayoría de la población gunadule habita hoy en Panamá salvo dos comunidades ubicadas en Colombia, una de las cuales es Caimán Nuevo instalada entre Turbo y Necoclí a lo largo del río Caimán.

Entre sus 1500 integrantes hay 300 mujeres que se dedican de lleno a fabricar molas con esta técnica de appliqué de reverso. Con su producción y comercialización las mujeres de la comunidad exploran y expresan su creatividad, preservan su tradición cultural y apoyan la sostenibilidad de su estilo de vida.